8 Razones por las que me encanta Waldorf en Infantil (Primera parte)

Muchos nos preguntamos ¿por qué en Educación, se sigue haciendo lo mismo que se hacía durante la Revolución Industrial?  El mundo ha cambiado más en 30 años que en 300, de eso no cabe duda.

Esto hizo, que en su día nos planteásemos en casa, qué tipo de educación queríamos para nuestros hijos. Visitamos muchos colegios, leímos sobre pedagogías y exploramos el campo. Experimentamos con Valeria, y con suerte encontramos La Casita de Niños de Arganda, donde nuestra hija fue querida, respetada y motivada. Buscamos también un colegio con pocos niños, sin masificar, con trato directo, que además contaba con unas profesoras cariñosas, amables, empáticas, y de nuevo, muy, muy motivadas. Allí estuvo nuestra hija de 3 a 5 años, trabajando por proyectos. Hicieron trabajos chulos, la Prehistoria, el arte, los colores, los bichos...Pero Valeria no era feliz, con 5 años no quería ir al colegio y cada mañana se quejaba.

Tras esta experiencia ya intuíamos que en Primaria las cosas sólo podían ir a peor, llego un golpe de suerte. Y pudimos cambiar de colegio a nuestros hijos. De nuevo, búsqueda rápida, llamamos a varias puertas. Y por eso ahora, tras 3 años de aprendizaje y re-aprendizajes en nuestra familia, puedo escribir este post. 

Tengo la experiencia de ambos lados, y sólo quiero sacar lo positivo, lo que para mi es más diferente. Todo es memorable, no existen colegios perfectos, maestros perfectos, ni Pedagogías perfectas (ni padres que somos todos muy exigentes). 
La pedagogía Waldorf no es moderna, no, que va. Tiene más de 100 años. Pero Rudolf Steiner fue un Leonardo Da Vinci de la educación.


Rincón de Juego Waldorf
















Pero de forma objetiva voy a contar las cosas más importantes y que son diferenciadoras:

1. Contacto con la naturaleza. Esta es una de las bases de la pedagogía Waldorf. Los niños de 2 a 6 años están en lugares cercanos a la naturaleza. Salen todos los días al patio del jardín, llueva, nieve, haga frío o calor. Siempre tienen en clase ropa adecuada para cada estación, y esto supone que los niños disfruten de nuestra maravillosa tierra, y vivan las estaciones no a través de una pantalla, o de una pizarra, o de unas hojas colgadas de la pared. Sienten el frío, el viento, el sol, y juegan con la nieve, las hojas caídas del Otoño. Creo que es obvio que esto es algo positivo para los niños. Así es en países mucho más fríos que España, y aquí nunca entendí porque los niños sólo salen al patio cuando hace bueno y no llueve.


Niños jugando en El Lirio Azul

2. Niños con edades de 2 a 6 años en la misma clase. Se fomenta de esta forma la solidaridad, el juego, la cooperación. Aunque también surgen conflictos, pero empiezan a saber que hay niños más pequeños, y aprenden a respetarse unos a otros.



3. Nada de pantallas, ordenadores, ni aparatos electrónicos. Las clases están todas hechas con materiales naturales. Madera, lanas ecológicas, fieltro, elementos de cada estación. No hay colores estridentes, ni sonidos grabados.  Ya hay varios estudios que están demostrando que los aparatos electrónicos, no sólo son poco educativos, alteran la capacidad de atención de los niños. Yo no soy anti- aparatos electrónicos. Al revés, los utilizo y me muevo con ellos (prueba este Blog). Pero ellos no lo necesitan. Van a aprender sí o sí. Pero a su tiempo. No hay prisas. Si hay algo que sí podemos observar, es que les alteran y les hacen perder horas de su precioso tiempo. Y eso hora de vivir, de crecer y jugar.

Cestas de frutas elaboradas por las madres con fieltro natural


4. Ritmo con respeto. Si hay algo que me maravilla, y esto lo sé porque lo he podido vivir en varias ocasiones. Es cómo niños muy pequeños, siguen los ritmos de la clase y los viven con toda naturalidad. Cada niño tendrá su tiempo, su momento para cada cosa. Pero las clases son tan fluidas, y todo tan en su justa medida, que hace que los niños aprendan lo que va detrás de cada cosa y se sientan tranquilos y seguros en un entorno conocido y amable.

Pruebas de valor en la fiesta de la Cosecha


En breve os expondré los otros 4 motivos, pero os dejo de momento degustando estos 4 ingredientes. Las fotos son del sitio que creo que sólo quiénes lo conocemos, sabemos que es único El Lirio Azul.

Diana S.
www.psicoterapiaysexologia.es





1 comentarios:

Nayalí García said...

Querida Diana, me encantan tus post. Pero este especialmente porque ya sabes que la familia, la crianza y la educación son de las áreas donde más "inspirada me muevo". Me alegra este post porque veo un movimiento de cambio en todo, en este caso en la Educación, de vuelta a lo natural y necesario para el niño. Una vez me entrevistaron y me preguntaron que innovación educativa aplicaba para mi trabajo y respondí en aquella inspirada en Waldorf, Montessori,... y otros tanto incluso más actuales. El periodista me dijo que eran metodologías de hace un siglo y yo le respondí, metodologías de más de un siglo que siguen siendo innovadoras, entre otras cosas porque no se han aplicado o no lo han hecho correctamente, es decir, pensando en el niño.

Post a Comment

Post a Comment

 
Diseño © BlogDesign.es